Todavía no se ha escuchado a ningún responsable de asociaciones de los taxistas decir. “nuestro nivel de servicio parece que no está en muchos casos a la altura del que aportan estos nuevos competidores, tenemos que mejorar”. Independientemente de que se fijen reglas equitativas para todos a la hora de competir y por supuesto que se hagan cumplir, la raíz de los problema de los taxistas son de cliente y experiencia de éste.